04 julio 2007

La conciliación

Después de no haber llegado a un acuerdo por teléfono, mi jefe y yo nos veríamos las caras en el SMAC. No se mostró demasiado indignado cuando estuvimos hablando y supongo que se daría cuenta de que mi réplica era lo suficientemente sólida como para abstenerse de seguir intentando buscar algún tipo de trato engañoso. Recuerdo haberle expresado mi malestar por la situación en que me había dejado de cara al paro y de cara a la Seguridad Social. Justo un par de jornadas antes, me había llegado una carta de este organismo. Las cifras de días cotizados no se parecían ni de lejos a los que yo había realizado y ciertamente estuve bastante enojado durante un tiempo. Haciendo cuentas, la empresa me había ocultado unos 7 meses en los cuales no coticé y tenía unas altas y unas bajas bastante extrañas. Todavía lo cuento y me hierve la sangre. Al final y por culpa de todas estas circunstancias llegamos a una situación a la que no se debe llegar.
Mi empresa había recibido denuncias de algunos de los compañeros que se fueron. Otros prefirieron no hacerlo. El gerente no había acudido a ningún acto de conciliación. Sólo había ido al de una compañera, pero de modo oficioso, es decir, a intentar llegar "a un acuerdo" (acuerdo para mi empresa era todo aquello que le pudiera favorecer o beneficiar, si le perjudicaba era un abuso) antes de que se celebrara el acto. Cuando estaba intentado engatusarla, llegó su abogado y mi jefe puso pies en polvorosa. Tratar de convencer se le daba bien cuando el otro no sabía de leyes.
Dormí intranquilo, con demasiada tensión, más propia del que quiere desahogarse que del que está nervioso por como pueda concluir un asunto. Sabía que mi jefe no faltaría a la cita. De los otros había pasado olímpicamente, pero de mí no lo haría. Trataría de darle una lección a aquel que se había rebelado, o bien, su asesor le recomendó acudir porque se estaba jugando un dinero, que aunque no era mucho, se sumaría a todos los problemas que ya tenía. Una tercera y macabra idea que surca mi mente es que aún sin falta de medios, lo que más le hubiera dolido habría sido perder ante un inferior: un pringadillo. Pero son simplemente paranoias personales.
No me equivoqué. Cuando llegué al edificio me encontré con su asesor. Mi jefe venía con refuerzos. Puesto que tampoco había que exagerar la situación, le saludé cordialmente, a lo cual me respondió el profesional con un saludo bastante seco. ¡Vaya! Otro al que no le había sentado bien mi decisión de luchar por mis derechos y mi dignidad. No se parecía en nada a aquel asesor que un mes antes había venido sonriente y se había largado contento tras exponernos que su solución era la mejor y la única razonable. Otra vez, paranoias mías. Aguardé tenso en la sala de espera. Mi abogado no aparecía. Desconocía que se encontraba dentro atendiendo a otros clientes. A medida que pasaba el tiempo, las cosas me gustaban menos. Apareció mi jefe. Con él sólo crucé un saludo de cortesía, pero bastante aspero. El enfado me duraba todavía. El verle allí con asesor, más que un intento de acuerdo, me parecía una venganza personal. Puesto que había prescindido de los actos de conciliación con los demás, ¿por qué esa atención conmigo? Cuando estaba trabajando nunca le vi interesado en mí de esa manera, por ejemplo para subirme el sueldo o pagarme las horas extras, o defenderme de compañeros y clientes.
Ambos entraron. Al poco rato salió mi abogado y me explicó que ya había hablado con ellos. Al parecer no habían llegado a ningún tipo de acuerdo lo suficientemente justo. De esta manera habría que ir a juicio, es decir, que un tercero decidiera sobre un asunto que dos no logran resolver. La última medida imaginable y que demuestra que, al menos, una de las partes no pretendía guiarse por la ley, la ética y el respeto, sino por los ardides amparados en el desconocimiento y la buena fe de la otra parte.
Desde el punto de vista económico el no llegar a un acuerdo en el SMAC podría traducirse en un supuesto mayor ingreso para el bufete abogados si se ganaba el juicio y para mí, en la posibilidad de poder obtener todo o algo de lo reclamado. Al parecer, si hubiera llegado a un acuerdo con la empresa y ésta no lo hubiera respetado después, yo no tendría posibilidad de ampararme en ningún organismo para intentar reclamar una parte de la deuda. Por otro lado, el gerente siempre hubiera pactado una compensación a la baja. Conociendo como se las gastaba mi empresa (sobre todo conmigo), un posible acuerdo no era una garantía.
Después nos dirigimos a la habitación donde se tramitaba el acuerdo o no acuerdo y donde había que firmar. Cada parte exponía sus alegatos y razones. Reconocieron la deuda y la antigüedad, pero... cuando le tocó el turno al asesor de mi jefe, dijo algo así como que su cliente tenía la razón, terminado con la frase: "lo cual demostraremos en el juicio". Ciertamente, y tras consultar a una amiga abogado, esa es una forma habitual de acabar la exposición, pero a diferencia del tono monótono, del que está acostumbrado a expresar esa oración con cierta frecuencia, de mi abogado; la elocución del asesor de mi jefe adolecía de cierto retintín*. Seguramente, paranoias mías.


* Según el diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe

retintín

  1. m. col. Tonillo y modo de hablar irónico y malicioso con el que se pretende molestar a alguien:
    niño,no contestes a tu padre con retintín.
  2. Sonido que deja en los oídos la campana u otro objeto sonoro:
    todavía tengo en los oídos el retintín del timbre de la puerta.

8 comentarios:

OjoVirtual dijo...

Amigo erKemao,
está claro, la gente del campo de la zona por donde vivo dice algo así como (literal)
"un abogado es el 'bicho' más malo que come pan encima de la tierra"
En este caso, estamos hablando del asesor de tu exEmpresa.

Como comprobación, haga lo siguiente:
- Cargue este vídeo:
http://www.youtube.com/watch?v=C9ykXQRmnCI&mode=related&search=
- Vaya al minuto 2:40 (donde dice "Can you imagine a world without lawyers?" (¿Puedes imaginar un mundo sin abogados?)

Guillo dijo...

El asesor del jefe y el jefe parecen salidos de un mismo molde, aunque esa sensación se diluye cuando hay un interés en común. Cuantas provocaciones, no sé como hiciste para no descontrolarte con tantas basureadas, incitaciones y tantas tensiones. Yo me hubiera vuelto loco, estaría escribiendo desde la prisión por homicidio "agravado por sadismo".

¿Cómo será el final?... Saludos

Kt. dijo...

Oye! ya empazaban a quitarse las caretas, bueno el abogado de tu jefe, porque él con o sin careta siempre demostró ser el mismo, la actuación no le iba....


Besos Erke!

Erkemao dijo...

jajaja, muy bueno ojo virtual. de todas formas hay que reconocer que le pagan para eso y él se presta a ofrecer ese servicio. Donde hay una necesidad, hay alguien que sabrá sacarle provecho.

Creo recordar ese episodio. Desde luego que es muy ilustrativo. Como me dijo un abogado una vez: "no te fies de un abogado y menos si es de tu familia". XDD

Saludos

Erkemao dijo...

guillo, ciertamente el asesor es la extesión con conocimientos legales del jefe. De hecho al asesor le pagan para que lo haga. Para mí, lo que hacía es explotar un campo en el que hay menos competencia. Hay abogados que se especializan en defender a trabajadores en problemas y, en este caso, hay asesores que se encargan de salvar o aliviar de cargas a empresas en problemas. Hay trabajo para todos, mientras los clientes paguen.
Creo que a estas alturas me tomaba las cosas con má calma, porque ahora me sentía más seguro y más arropado. El decirle a mi jefe que si quería negociar, tendría que hacerlo con mi abogado me daba muchas garantías. Se acabaron los engatusamientos y triquiñuelas, a parte de que ya había, en cierto modo, roto el vínculo con la empresa y el pasado.

El final en breve ;)

Saludos.

Erkemao dijo...

kt, pienso que el asesor cumplía bien su papel, que para eso le pagaban ;)
Bueno, me corrijo: creo que le pagaban.

Saludos y besos.

Anónimo dijo...

Me veo en una situación idéntica em breve, en qué quedó esto???

Erkemao dijo...

Hola anónimo,
¿qué tal?
En mi caso no había posibilidad de resolver nada en la conciliación porque dada la poca fiabilidad de la palabra de mi ex-jefe, no me arriesgué a llegar a un acuerdo con él que sabía que no podría/ no querría cumplir. La razón que me dieron los abogados es que cualquier acuerdo al que se llega en la SMAC impide posteriores actuaciones vía judicial. Con las cosas tan claras era fácil decidir.
Al final acabé en juicio. Dos para más información: uno por despido y uno por cantidad. Ambos ganados por las pruebas aportadas y porque mi jefe no acudió a las vistas. Me ha llevado más de tres años todo el proceso y hace poco se terminó de resolver todo, porque como vendió todas las propiedades tuve que ir al FOGASA.
Mi recomendación es que vayas con un abogado y que éste sea tu interlocutor. Vamos, llegar a acuerdos personales sin garantías no me parece buena idea. Y vete buscando todas las pruebas y documentación que necesites, a veces eso mejora que la otra parte escuche y quiera llegar a un acuerdo "más justo".