30 abril 2007

Y esto sirve para saber si Erkemao llega tarde a trabajar

Hace un par de días les comenté que tuve que acudir a un profesional de la cabeza debido a lo desquiciado que me encontraba. Era la única solución aceptable que podía tomar. La otra que se me ocurría era algo más violenta. Estaba claro que no me iba a rebajar al nivel del gerente. Hubiera sido una equivocación. Le habría dado excusas y legitimación para echarme de la empresa y despotricar de mí por toda la eternidad... ¡Qué digo! ¡Eso lo haría de todas formas! y puede que en estos momentos lo esté haciendo... ¡quién sabe! Después de tantos post escritos se puede entender en cierta manera el estado en el que me encontraba. Lamentablemente, por lo que presencié en mi empresa y por lo que ustedes cuentan en sus comentarios, es algo más habitual de lo que pudiera parecer.
Todos tenemos nuestro grado de aguante ante ciertas ofensas o ataques. Depende de muchas variables que van desde nuestra propia personalidad hasta las circunstancias que nos atan a otras personas o a otras vivencias, pasando por los momentos puntuales de nuestra vida. Pequeños detalles pueden desencadenar una serie sucesos más relevantes, y de la misma forma, multitud de gotas cayendo llenan un vaso. Entre hoy y mañana les comentaré algunas de esas gotas que estaban rebosando "el cubo" de mi paciencia y de mi estado mental.
Hacia el 2003 la empresa empezó a llevar un control de los horarios de llegada y salida del personal. Era una forma muy cutre. Un hoja de papel donde se apuntaba la hora de entrada y salida. Cada uno la ponía según su reloj, porque en la empresa no había ninguno. Además había que firmar. Este hecho y ciertos intentos de "control policial" que el jefe estaba intentando instigar, dieron lugar a problemas. Para mí supuso un duro golpe, no porque me molestara seguir las normas, sino porque había estado muchos años trabajando 3, 4, 5 ó más horas extras diarias y de ello, nunca hubo constancia escrita. En el momento en que se puso un orden estricto, yo había decidido ceñirme lo más posible al horario, así que perdí la oportunidad de decirle "un par de cosas" al jefe. Aún así, seguí haciendo muchas horas extras que no cobré.
Cierto día, por el año 2005 y siguiendo el hilo de la narración, entré como de costumbre a las 8 de la mañana. Allí se encontraban la chica de la entrada, la administrativa, algún compañero más y el jefe. Ignoro que estarían haciendo, pero estaban mirando atentamente el formulario en el que se anotaban las horas de entrada y salida del trabajo. No me cabe duda de que estarían buscando culpables o tramando algo nada bueno. El gerente, al verme entrar, no tiene otra feliz idea que decirme en tono jocoso, y a mi entender, malintencionado: "Con esto puedo saber si Erkemao viene tarde a trabajar". Podía ser sólo una broma, pero con lo amargado que me levantaba e iba a la empresa cada día, lo único que me faltaba es que se rieran de mí en mi cara. Esa actitud del jefe me pareció de lo más cruel, rastrera y sinvergüenza. Con esas formas ya entenderán que pocas ganas tenía de ver a ese individuo. Mi cerebro, a pesar de estar aletargado, imaginó una serie de respuestas a esta ofensa tales como: "Vete a la mierda", "gilipollas", "deja de tocarme las pelotas", "dedícate al vino, que es lo tuyo"... Para que yo piense de esta forma, algo me tiene que molestar mucho. Finalmente tuve una ocurrencia mejor. Las palabras tienen doble filo y pueden cortar a quien las lanza. Le respondí secamente mientras seguía hacia mi mesa:"Y también sirve para saber si Erkemao está haciendo horas extras". Mi jefe se quedó callado. Durante unos instantes se hizo un silencio sepulcral. Luego siguieron las risas cortadas del gerente, como intentando reír un chiste al que no le veía la gracia. Tiempo después, los compañeros que estaban en ese momento me dijeron que había sido un "jaque mate". Al menos ese día, no me molestó más.

8 comentarios:

Doctora Yvonne dijo...

bien metida

Erkemao dijo...

jajaja, ya iba siendo hora de que probara un poquito de su veneno y de su doble discurso.

narf dijo...

Sólo decir: ¡Qué bien estuviste, Erkemao, en todo lo alto! je je je

cebolla dijo...

Ja ja ja... excelente respuesta, excelente. Alguna vez he pasado por algo parecido. ¿Por qué no seremos más originales? En todos lados, lo mismo.

Nexus dijo...

Te auguro un buen futuro a tu blog amigo,engancha ( en la medida evasiva y consoladora a situaciones similares) y desengancha ( de jefes y trabajos que hunden a la persona, con abismos de ansiedad, nerviosismo y depresiones).Te he puesto en mis fotos del myspace con tu dirección del blog, nadie puede perderse esta terapia.Por cierto, no hablas mucho, pero cuando se trata de ser agudo e irónico, nadie te gana, jajajaja...Un saludo, la oferta de bebernos algo por ahi sigue en pie.

Erkemao dijo...

narf muxas gracias ;) Había ganas de dejarlo cortado!!!

Cebolla, estaba entre quedarme con el gusto de insultarlo o hacerlo callar con una buena respuesta. No soy lo suficientemente sarcástico para que me salga tan natural, pero ese día me levante de muy mala leche ;) Gracias x comentar. Saludos.

nexus, pos un buena Franziskaner, cuando quieras!! ;) Hay personas que de un modo consciente o inconsciente disfrutan sometiendo a otros. Pienso que mi jefe tenía sus etapas. No siempre fue consciente todo lo que hizo, pero la bestia estaba ahí dentro y el problema pasado el tiempo no es que lo hiciera, sino que luego sabiéndolo, no se retractara o se excusara, sino que siguiera al pie del cañon intentando pasar por víctima... eso sí que me molesta. Gracias por leerme cada día y comentar. Saludos.

Yegor dijo...

pobre gato .

Erkemao dijo...

Pues sí.