14 febrero 2007

Otro ejemplo de verborrea comercial

Al hilo de los anteriores post, hoy les relataré otra de las incongruencias comerciales de mi empresa. Esto es un caso que nos ocurrió con un cliente y puede encuadrarse dentro de las meteduras de pata de los comerciales, es decir, lo que te promete el que vende y lo que pueden hacer los técnicos, no tiene nada que ver. Desde nuestro punto de vista de pringadillos, era un reto interesante, pero a nivel práctico, no era nada productivo. Mi empresa era capaz de prometer el oro y el moro a los clientes, y luego, que los técnicos nos buscáramos la vida para realizar esas promesas. Luego, las facturas tenían que ser muy etéreas, sin poder cobrar el trabajo realizado. Al final, el jefe te recriminaba el tiempo utilizado y la factura generada. Vamos con la historia.
Un cliente (profesional liberal) que teníamos desde hace tiempo, pasó por la empresa para actualizar sus equipos y con la misma, el comercial, le metió pajaritos en la cabeza o le dijo que sí a todo lo que quería el interesado. Se da la circunstancia de que este cliente estaba "mal visto" por mi jefe. Según el gerente, el interesado, tenía mucho morro y en un encargo anterior hizo trabajar el doble a empleado por el mismo precio... Naturalmente siendo mi empresa, el culpable era el trabajador y no el directivo, que no se atrevió a poner en su sitio al cliente... Tuve la oportunidad de ver a ese cliente en acción haciendo una reclamación injustificada, y la verdad , que mi jefe era un aprendiz de mala ética a su lado, todo hay que decirlo.
El trabajo que se le propuso al cliente fue, pasar sus equipos a Windows 2000 en las dos sedes que tenía. Cada sede, que tenía sólo 2 ó 3 equipos, estarían bajo un dominio, con lo cual uno de los ordenadores de cada sitio tendría que tener un Windows 2000 Server. Ambos locales estarían tras un cortafuegos (que no era uno de los más sencillos de configurar) y además habría que hacer unos ajustes para permitir videoconferencia desde cualquier equipo de cualquier sede contra los otros ordenadores de la otra sede. Vale, si usted no es informático, estará cogiendo muchos grillos, y si es informático, le parecerá interesante, pero excesivo para un mininegocio. Aún hay más. Había que buscar la manera de mejorar los equipos existentes y que funcionaran bien, porque equipos nuevos sólo se compraría uno o dos. Vamos, el milagro de los panes y los peces en versión digital. Aquellos PCs iban justos con Windows 98, y había que instalarles el Windows 2000. Sólo se iban a utilizar para tres cosas: ofimática, un programa profesional específico de la actividad de este cliente y webcam. ¡Menudo gasto de energía para esas tres chorradas!. Para hacer las configuraciones se necesitaban 2 técnicos y mucha paciencia porque aquello se revolvía cual gato panza arriba. Nos hartamos de ir y nunca conseguimos que quedara bien el tema de la videoconferencia. Aunque yo trabajaba por la mañana, iba por las tardes para coincidir con otro compañero que llevaba el tema del cortafuegos mejor que yo. En una ocasión, me vio el jefe en la empresa y en vez de preguntarme como iba todo, me pregunta bruscamente: "¿Y tú que haces aquí?" ... Me quedé pensando: "No, si lo prefieres me parto por la mitad para estar en los dos lados, además fuera de horas, que encima no me pagas". Al final hubo problemas con el cobro, como siempre. No tenía nada que ver con el trabajo, sino que muchos clientes le tomaban el pelo a mi empresa y pagaban cuando y como querían. Se rompió la relación entre ambos. Mi jefe todo el rato se quejaba y me decía: "Cuando yo vaya, que no voy a ir, a que él me haga un trabajo, seguro que no me va a decir: ya me lo pagas otro día..." y pueden creer, que efectivamente, mi jefe sí fue y seguramente tuvo que vaciar la cartera...

2 comentarios:

Nasghoul dijo...

Mola eso de "facturas con conceptos etéreos" ... yo vi muchas de esas por sumas astronómicas .. y también mucha documentación falsificada para simular que llevábamos bien eso de la certificación ISO.

1 saludo mr. erke!

Erkemao dijo...

jejeje, y empresas que nunca habían gastado mas de 150 euros, aparecen de repente gastando 20.000 o 30.000 cada día durante una semana... unas cosas bastante raras la verdad... quien fuera contable para saber cosas! ;)