15 febrero 2007

Si atiendes a los clientes haces perder tiempo a la empresa

Bueno, ya que parece que estos últimos días hemos hablado de temas comerciales, no vamos a detenernos y contaré alguna anécdota más. Este hecho me ocurrió a mí, pero me lo tuvo que contar otro compañero, porque yo no lo conocía. Desde luego que me quedé asombrado cuando me lo dijo años después de que ocurriera, y pone de manifiesto la absurda forma de hacer negocios que se predicaba en mi empresa. Creo que la culpa de todo la tenía el ansia de protagonismo de mi jefe, que si no estaba en medio de cualquier tertulia, se sentía muy frustrado. O bien lo que podía ocurrir es que se cegaba cuando quería que le arreglaran equipos de amigos y pseudoclientes, que requerían mucho esfuerzo, mucha "precisión", mucha paciencia y no dejaban dinero en caja.
Podía ser mi segundo año o tercer año como empleado en ese negocio. Estaba en el turno de tarde y trabajaba dentro de la empresa. Eso significaba que a parte de tener funciones técnicas, tenía funciones comerciales. Esa tarde vinieron varios clientes. Durante mi primer año y medio tuve muchos problemas con mi colega porque yo acaparaba demasiado el trabajo. Esto le suponía a él una merma de su profesionalidad en la empresa. Tuvimos muchas broncas y al final me di cuenta de cuanto lo estaba perjudicando con mi actitud. Decidimos ir turnándonos en la atención de teléfonos y clientes e ir haciendo las cosas con más tranquilidad. Mi jefe se encontraba ese día en la tienda. Se presentó un cliente y me correspondió atenderle. El interesado quería un presupuesto para un ordenador personal, así que le hice un par de ellos y se los comenté de forma sencilla debido a que el cliente no entendía de informática. Mi jefe le comentó al compañero, mirando exasperadamente el reloj, que yo tardaba mucho con los clientes, que a los clientes había que despacharlos más rápido. No creo que estuviera más de un cuarto de hora ó 20 minutos, y era una venta que había conseguido. Si lo despacho más rápido, el ordenador, se lo vende otro. La paradoja es que cuando mi jefe atendía a un cliente se podía pegar perfectamente una hora y el cliente largarse por la puerta para no volver. Yo no vendía todo lo que quería, pero daba el 100% para que los clientes tuvieran claro que era lo que compraban y que garantías y otros servicios le podía ofrecer la empresa. Siempre trataba de convertir a la empresa en un referente que pudiera recomendar el cliente a sus amistades. Siempre tenía una sonrisa en la cara, por malo que fuera el día. Siempre un trato sincero, evitando el peloteo y las amenazas que usan a veces los comerciales :"si lo compras en otro lado...", "hoy porque me coges de generoso, pero mañana...", "si no lo compras esta semana, ya la próxima..."
Conclusión: hasta cuando vendíamos se molestaba el jefe. Creo que se debe a que le quitábamos las víctimas inocentes a las que contar sus batallitas o sacabábamos sus funciones.

2 comentarios:

Nasghoul dijo...

En más de una ocasión oí esa siempre oportunista expresión "clientes estratégicos". Supongo que hacía referencia a olerle el culo a alguien importante y pasar de los demás como de la mierda. El problema es que el gerente no supo distinguir muy bien quien era importante de quién no, aunque desde mi punto de vista todos los clientes son estratégicos.

;)

Erkemao dijo...

También pienso que todos los clientes son importantes. Luego tienes los clientes estratégicos a los que se le hace la pelota por algo, pero que solo te tienen para que les arregles las cosas gratis y que además cuando tratas de cobrarles algo te mandan a la mierda y prefieren pagar el doble a otros que a tu empresa y los buenos clientes estratégicos que van con el dinero por delante, pero a los que no se mima o el exceso de confianza hace que les trate mal y acaban largándose. Luego a esos clientes se les insulta como que no eran buenos. Flipante.