15 mayo 2007

Es malo ayudar a tus compañeros

Vuelvo a dar un salto en el tiempo para narrar la historia de uno de los compañeros. La semana pasada disfrutamos de una nueva y emocionante entrada sobre la "burrocracia" en mi empresa. Al hilo de esta narración no me queda más remedio que demostrarlo con un hecho. De esta manera, he pedido al compañero que me escribiera para poder publicarla. Aquí está su relato. Juzguen ustedes mismos.
Durante el verano de 2003 y tras varias y secretas reuniones de la cúpula de poder de la empresa, se nos comunica que tenemos escasos meses para montar un sistema de trabajo que presentar en una auditoría (a finales de año) e implantar un sistema de calidad que redujera al mínimo el impacto sobre el medio ambiente.
De pronto, estábamos inmersos en un lenguaje de palabrejas extrañas como “Acción de mejora”, “DAFO”, “Proceso”, “Flujograma”, “Test EFQM”… que aceptamos porque no nos quedaba más remedio con la inminente evaluación para la Certificación ISO. Desde ese mismo momento, se erigió de entre los pringadillos la “Coordinadora de Calidad, Medio Ambiente y Riesgos Laborales”. Desconozco los pormenores de cómo una técnico mediocre y chapucera a la sombra siempre de otros técnicos que le salvaron el culo en más de una ocasión, acabó en los primeros puestos de poder de la pirámide organizativa de ACME S.A. Si algo no escaseaba en ella era una ambición que brillaba como el fuego en lo profundo de sus ojos, y supongo que en el fondo, desde que entró en aquella empresa supo que quería dejar de apretar tornillos, de acabar con la ropa sucia y las manos llenas de cortes (como cualquier técnico) para llegar lo más alto que se pudiera.
Al final conseguimos pasar la auditoría favorablemente y todos nos congratulábamos por ello, sin embargo, fue vergonzoso aquel correo que nos envió el gerente a todos los empleados, en el que se magnificaba la encomiable labor de aquella técnico venida a menos, responsable, única e indiscutible artífice de que la empresa se hiciera con las certificaciones de Calidad y Medio Ambiente, dejando al resto como simples marionetas con cerebro de serrín. Curiosamente estas marionetas, eran las que trabajaban en sus asuntos y encima ideaban la nueva y reluciente organización de tareas dentro de la empresa (o cómo burocratizar trabajos sencillos añadiendo toneladas de papel). Pues no, a nosotros no nos dieron un manual donde ponía “Doña perfecta ha ideado esto ella solita y tú simplemente tienes que hacer lo que se dice a continuación”.

Pasó el tiempo y la acólita nº 2 empezaba a tomar posiciones en la cúpula de poder, basándose en la indiscutible y favorable reputación que le otorgaba haber conseguido por ella misma las certificaciones para la empresa. Fue así como movía los hilos desde la sombra que acababan inclinando la opinión del gerente en uno u otro sentido. Si ya era difícil soportar las majaderías de un jefe megalómano y con delirios de grandeza y del acólito nº 1 con edad mental de 12 años, para que encima se subiera al timón de la galera la “Ángela Chaninng de turno imaginando una empresa distópica y mega organizada.
A finales de 2004, yo empezaba a ser un estorbo. Se habían contratado nuevos programadores y no sabían que hacer conmigo excepto quitarme las tareas que venía realizando hasta ahora y desterrarme a una esquina de la empresa sin contacto con mis compañeros. Meses más tarde y dos o tres semanas (aproximadamente) antes de ser enviado al paro de una patada, me ocurrió la siguiente y absurda anécdota:
Me levanté de mi mesa para ir a beber agua (una de las pocas cosas que podías hacer sin notar la mirada inquisitiva del jefe clavada en la nuca) y al pasar por delante de la mesa de un compañero (el nuevo diseñador gráfico) éste me preguntó una duda sobre el entorno de programación en el que trabajábamos desde hacía un par de años y que yo manejaba bastante bien. Me detuve 5 minutos cerca de su mesa, explicando y aclarando sus dudas, cosa que le vino bastante bien porque estaba atascado en algo (que por otra parte no le correspondía, ya que no era programador, pero sí se daba por hecho que este tipo de cosas lo debían hacer los diseñadores gráficos). Al rato de regresar a mi mesa, recibí la visita de la acólita nº 2 que de modo introductorio y cual anestésico antes de una mordedura, me preguntó que qué tal estaba y alguna que otra frivolidad, antes de espetarme:
-“Oye, ¿estás dando algún curso de formación interna?”
No sabía que responder, porque de haber sido afirmativa mi respuesta, ella lo hubiera sabido, dado que la formación continua de los trabajadores era una premisa (que no se cumplía nunca, excepto en la documentación que falsificábamos para posteriores auditorías) que imponía el hecho de ser una empresa certificada.
- “No, ¿por qué lo dices?” fue mi respuesta…
A lo que añadió.
- “Es que he visto que hablabas con (el diseñador gráfico) explicándole cosas”
- “Sí, es que tenía una duda y como no lleva mucho tiempo, aún no controla el entorno de programación”
- “No puedes estar perdiendo el tiempo de esa manera. Si detectas una carencia de ese tipo, tienes que hablar conmigo y ver cómo podemos dar un curso o seminario para resolver cuestiones. Te podrías preparar un temario y lo incluimos en la formación interna que debe dar la empresa a sus empleados”
- “No hace falta sacar las cosas de quicio, tan solo era una duda sin importancia”
-“Bueno, eso tenemos que hablarlo”… y diciendo esto se fue hacia su mesa.
Toda la conversación se desarrolló en un tono calmado y afable. Era una bronca, pero de manera que no lo pareciera. Lo curioso es que ella ni siquiera estaba (había salido de la empresa a desayunar probablemente), cuando yo hablaba con el diseñador gráfico, pero sí el gerente, que andaba contando alguna de sus batallitas a alguno de los otros programadores. Supongo que al llegar la acólita nº 2, el jefe consultó si era o no legal que yo anduviera ayudando a los compañeros.
Minutos más tarde, recibí por correo interno, una especie de notificación (con copia al gerente) que básicamente decía lo mismo que me había dicho en persona. En síntesis: era malo ayudar a tus compañeros.

20 comentarios:

Kt. dijo...

** Hoy debo destacar que botaste el blog por la ventana con las imágenes jajaja (yo tan frívola y pendiente de otras cosas), es que te encajaron perfectas..!

** Que bajo había llegado el jefe, ya lo comentaste por ahí en otro post, siendo la máxima autoridad en la empresa ¿Que necesidad había de mandar espías a ejecutar sus acciones? y la otra bolsa que le se exponía al rídiculo como su fiel corderito...

** Epa! que es ese enlace al final del post, quise entrar porque pensé que tenía algo que ver con lo del correo enviado C.C. al jefe y en el intento me solicitó Email y contraseña tres veces!
Uhmmm Programador es que tu eres, ¿no?, ¿No será Hacker? mira que si falsificaban documentos para conseguir que le aprobaran las ISO 9000 que queda para un violable correo jajajajajajajajjaaja

** Buenas mañanas ya para ti! yo debería estar en mi cama ya!...
Besos

Fede dijo...

No me queda otro remedio que utilizar un modismo argentino para referirme a la acólita nro. 2: QUE MINA MÁS FORRA!!!

yo mismo dijo...

¿Deja vu?

Se te acaba el fuelle erke

yo mismo dijo...

Ah por cierto dijiste venida a menos. He de pensar que cuando era tecnico al menos hacia algo y al ascender hacia menos que un técnico o es un lapsus

Erkemao dijo...

** Hola kt, en esta entrada salieron muchas imágenes. Siempre resulta más entretenido que leer un texto plano y sin relieve :)

** así funcionan las cosas. Cuanto más arriba estás, tiendes a desconfiar más de la gente. Seguramente por eso muchos buenos trabajadores acaben haciendo alguna locura.

** ¿qué enlace? ¿el de mail? jajaja, no soy programador :P y lo otro tampoco, pero cuando estuve en la empresa hicimos un par de cosas no muy dignas, como por ejemplo: La Huida

** Buenos días para tí ;)
No se acueste tarde que luego cuesta levantarse.

Besos.

Erkemao dijo...

Fede, aunque no te entiendo del todo, me hago una idea :O

Erkemao dijo...

yo mismo, ¿leiste algún post anterior sobre el mismo tema? La historia se acaba, el fuelle todavía no ;)

Para el segundo comentario, decirte que esta entrada no trata sobre una de mis vivencias, sino sobre las de un compañero, relatada en primera persona. Tal vez él deba responderte la cuestión.

Desde mi punto de vista, esa frase no se refiere al trabajo en sí tanto cuantitativa como cualitativamente. Pienso que tiene relación con otras circunstancias.

Saludos.

Kt. dijo...

La verda, es que si que hiciste cosas peores (la huida)! JAJAJA voy a buscar ese video en "youtube", ya me gustaría verte con tu cara con tu cara de rata de panadería (lleno de polvo hasta las patas jajaja) e intentando romper las cadenas JAJAJAJAJAJAJAJA que me voy hacer pipi....

Fede dijo...

Te traduzco:

Mina: mujer.

Forro/a: cuando un jefe abusa verbalmente de un empleado de la manera en que la acólita lo hizo con vos (no mediante insultos, sino mediante planteos de ese tipo, totalmente ilógicos y con el claro objetivo de perjudicar, herir o hacer sentir mal al otro) decimos que lo "forrea".

Saludos!

Kt. dijo...

Mira que ya nos podemos montar un pots de modismos! y acortamos aún más las distancias ERKEMAO! (de los idiomas, digo)...
Besos!

nasghoul dijo...

para yo mismo

Hay una parte del texto donde pone: "...una técnico mediocre y chapucera a la sombra siempre de otros técnicos..." y más abajo dice "...se magnificaba la encomiable labor de aquella técnico venida a menos..."

Está claro lo que significa, no? Pese a que la persona de la que se habla tenía la titulación de técnico, nunca llegó a destatar demasiado, era un técnico mediocre y patosa que lejos de progresar y mejorar iba a peor.. . de ahí viene lo de "venida a menos"

nasghoul dijo...

destacar, quise decir...

Fede dijo...

jajaja, buena idea kt, urgente un diccionario Venezolano-Canario-Argentino! Yo todavía no puedo dejar de reirme cada vez que leo la palabra "pringadillo". Es que suena muy graciosa.

Kt. dijo...

FEDE: No, pero que contada desde las palabras de Erkemao menos gracia no van a tener jajajaa...

cebolla dijo...

Quemado, me encantan las imágenes que usás para tus entradas. ¡Me cagué de risa con el chiste de la rana René! Es genial.

cebolla dijo...

Por acá tenemos una manera de llamar a las mujeres como la acólita esa: YEGUA. ¡Esa mina es una yegua!

Erkemao dijo...

kt, espero que no encuentres ese video en youtube... jajaja todavía sueño que voy a salir en la tele en un programa de denuncias.
Que día más malo fue aquel. Una anécdota que contar y ahora para reir XDD
Saludos.

Erkemao dijo...

gracias Fede, por la aclaración XDD
A nosotros nos estaban "forreando" todo el día. Hasta en sueños nos forreaban XDD

Erkemao dijo...

nasghoul, todavía recuerdo cuando alguien le dijo al jefe que el trabajo se lo estaba haciendo una chica, y este respondió: "no es una chica, es una técnico superior", o algo así. jajaja, resulta que la titulación era la misma que la nuestra, pero nosotros no pasamos de ser "pringadillos" a pesar de tener un título que dice claramente que somos técnicos superiores. En fin, no lo digo por ella, sino por el otro.

Erkemao dijo...

cebolla, jejeje está muy graciosa. Por aquí lo llamamos, la rana Gustavo. Estuve buscando el mismo chiste con el texto en español, que sé que lo tenía una vez, pero no lo encontré. En cualquier caso el chiste gráfico es muy bueno.
Saludos.

yegua? , que interesante ;)