06 mayo 2007

Si yo hiciera pesas también estaría fuerte

Volvemos a las andadas. Comentarios con doble intencionalidad. Otra vez frases hirientes con no se sabe que sentido tiene lanzarlas al aire. Mi jefe no cesaba de sorprenderme cada día ¿Ahora a qué venía esta afirmación? ¿Tengo que leer entre líneas? Se ve que a estas alturas ya estaba empezando a notar que todo se estaba yendo al garete y en su desesperación sólo realizaba manifestaciones desafortunadas. Había que tomarlo con paciencia, pero esta vez salí muy mosqueado de la "sala de juntas".
Cierto día tuvimos una reunión. Otra más de las muchas que teníamos todas las semanas. No recuerdo para que fue. Seguramente para hablar de la marcha de la empresa, seguramente para hablar de los sueldos debidos, seguramente para hablarnos de hipotéticas grandes soluciones que nos harían a todos más ricos y más felices. Citando palabras de él: "y en un par de meses más ... a la Luna". A la Luna con los lunáticos, debía habernos aclarado. Supongo que en algún momento de la mañana tocaría el tema de "poner todo nuestros empeño y profesionalidad para sacar adelante el negocio", nos comentaría que él se pasaba trabajando desde las 5 de la mañana hasta las 12 de la noche y los fines de semana. No digo que no. El gerente se pasaba mucho tiempo en la empresa y sé por buenas fuentes que desde siempre había dedicado mucho tiempo al trabajo, pero yo también trabajé mucho durante muchos años y de eso nunca decía nada. En un momento de la reunión, mi jefe dijo algo enfadado, que él cuando montó la empresa y en los años siguientes podía ir a la playa al terminar de trabajar a media tarde. Que hacía muchos años que no tenía vacaciones y que cuando iba (en los años anteriores) a la playa estaba muy sano y muy fuerte. Para luego añadir: "Si yo tuviera tiempo e hiciera pesas también estaría fuerte". Se me quedaron los ojos como platos. ¿Qué estaba insinuando? ¿qué los demás no podíamos hacer deporte porque él trabajaba mucho y como no tenía tiempo libre los demás éramos unos aprovechados? Absurdo. Otra salida de tono sin sentido de este individuo. Otro día que pasaba y otro día que nos sorprendía. No tenía límites. ¡Qué frase más estúpida en medio de una reunión con un montón de gente a la que le debes dinero! Yo me sentí aludido. Ese verano, fruto de mi desesperación, trataba de ahogar mis penas con unas mancuernas y una tabla de abdominales que tenía en casa. Vamos que había ganado algo de volumen, pero a años luz de ser un "chulito de playa". No sé, tal vez mi jefe se sintió amenazado o tal vez entendía que los trabajadores debíamos sufrir lo que él y cualquier actividad que no fuera trabajar era una burla o una traición. Yo no olvidaría el comentario. Meses más tarde cuando le dije a la cara muchas cosas, le recordé esta, a lo cual me contestó: "¿Haces pesas? No lo sabía. " Bueno chaval, la compañera abducida que tenemos y que te cuenta todo, no hace más que decirme que estoy más fuerte todos los días. Me extraña que no te hayas enterado. Me mintiera o no, otra idea surgió en mi cabeza. ¿ A parte de mí, quién podría dar con ese perfil? Tenía un compañero que estaba fuerte, además de ser alto, y al cual, el jefe le tenía respeto o miedo. Así que se me ocurre pensar que el comentario se debió a él y no a mí. En cualquier caso, ese parlamento fue realmente estúpido en medio de una reunión en la que se trataban temas importantes.

7 comentarios:

Kt. dijo...

Que suerte de jefecito te gastabas..! Imagino que terminaste con ulcera porque obviamente ya estabas en el punto que aunque te esforzaras por no hacer caso, siempre lograba afectarte los comentarios del jefe.
Me pasan tantas interrogantes por la cabeza, pero prefiero esperar el próximo post para no quitarle el suspenso a tus historias!
Esta vez me gustó el ratoncito y a Borat que casi así me imagino susodicho jajaja.
Besitos desde Venezuela.

nasghoul dijo...

Me da que el jefe estaba ya rozando la paranoia más extrema y todo a su alrededor era una potencial amenaza. No se que ha sido del fulano en cuestión, pero si no ha acabado dentro de una habitación alcolchada ha sido de chiripa... :P

Compadezco a su familia, que aún deben estar soportándolo...

Kt. dijo...

Nasghoyl, te cuento que a este señor me lo imagino como aquel policía de la película "la milla verde o milagros inespererados" de Tom Hanks, donde termina en el lugar donde siempre quizo trabajar (un manicomio) pero irónicamente queda de paciente y no de empleado.
Un verdadero desquisiado!
Besitos desde Venezuela...

Erkemao dijo...

jajaja, con úlcera casi, tenía acidez de estómago todo el tiempo.
Pregunta, pregunta, que si es algo que ya he contado, te doy el enlace al post.
El ratoncito se sale: boca ratón + pesas, ¡qué curiosa ironía!
Saludos de nuevo y gracias por comentar.

Erkemao dijo...

nasghoul, creo que en aquellos momentos él ya había vuelto a la realidad y se estaba dando cuenta de que todo iba demasiado mal como para poder salvarlo. Me da que más que una paranoia era la no aceptación de lo que ocurría lo que le inducía a decir ese tipo de comentarios. Me imagino que cuando sus "amigos" le empezaron a dar la espalda se daría cuenta de quienes estaban realmente a su lado... lamentablemente los que él había despreciado... en fin, no sé si creerme lo que digo ;)

Kt. dijo...

Bueno es que para mi esto es un libro y las preguntas son las típicas que te llevan al final de la historia jajajaja ¿Es que me gustaría saber en que acabo todo esto? ¿Aún trabajas en esa misma compañía?...
Espero paciente tu respuesta jajaja

Erkemao dijo...

kt, ya no queda mucho para el final :P Paciencia.
Y no, ya no trabajo en esa empresa. Esta es una historia del pasado ;)
Saludos.