13 enero 2007

Las consecuencias de un año y medio sin dormir

¿Qué le ocurre a una persona, cuando lleva más de un año y medio durmiendo de 2 a 3 horas al día (en las cuales no duerme sino da vueltas), acostándose a las 4 ó las 5 de la mañana (los días que consigue dormir), levantándose a las 7 para coger carreteras, colas y nervios, trabajando 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 ... horas al día, bajo un tremendo estrés, corriendo como un loco por la carretera para ir de un sitio a otro, aguantando 1 ó 2 broncas cada jornada de gente que ni conoce ni con la que ha hablado en su vida o que le recriminan no hacer un trabajo que ignora que tenía que realizar, y 3 ó 4 broncas de los clientes con los que ha quedado y a los que no ha podido atender, aguantando indirectas de su jefe que le tacha de vago y ladrón, y de algunos compañeros que rumorean que se va a dar paseos con el coche y no hace nada, aguantando a clientes que no tienen el menor atisbo de moral, o que han sido engañados por una empresa cuyo gerente no pone la cara, sino que intenta que su subordinado reciba las quejas y los insultos; sin desayunar, ni comer, ni merendar, cenando a las 10 de la noche como única comida del día, con acidez de estómago, nervios en la barriga, temblándole el pulso cada vez que coge un cubierto, tragando la comida porque está tan destrozado que ni tiene sensación de hambre ni fuerzas para probar bocado... sin beber siquiera agua en más de 12 horas ( a pesar de estar mucho tiempo conduciendo bajo el sol o arrastrándose por el polvo) y cuando alguna vez tiene la oportunidad de acercarse a la máquina del agua de la organización, le dicen que se vaya a hacer otra cosa o vaya a determinado cliente, o se le insinúa que está haciendo argollas por el simple hecho de pararse delante de la máquina e intentar tomar un poco de líquido elemento, que para colmo tiene que usar su propio vehículo en numerosas ocasiones porque el de la empresa es utilizado por el gerente o miembros de su familia, que es mal visto si intenta poner gasolina a costa de la empresa, que cada vez que llega a casa, no puede descansar sino intentar preparar trabajo para el día siguiente, porque gracias a su jefe y algunos de sus compañeros no puede atender a los clientes en su horario, sino que tiene que hacerlo fuera de horas de trabajo, puesto que aquellos que están en un rango superior (en una supuesta empresa de relaciones matriciales (todos al mismo nivel)) le están fastidiando la agenda cada día, yendo a trabajar enfermo y todo ello por un sueldo ridículo de unos 700€ y sin que se pagara una sola hora extra ni se diera días libres o de descanso? O se vuelve loco o acaba deprimido. Gracias a Dios, sólo pasó lo segundo (aunque yo no lo sabía en aquellas fechas, me enteré mucho más tarde cuando fui al psicólogo y leí un tríptico con los síntomas de la depresión, que encajaban uno por uno con lo que me sucedía). Lo primero estuvo muy cerca de ocurrir. Pero eso ya lo contaré en otro momento. A nivel personal, esta situación extrema, mantenida durante más de un año y medio, que venía precedida por otro año y medio muy turbulento y estresante, tuvo consecuencias catastróficas para mí, para mi familia, para mis amigos... Aún así pasarían otros 4 años más, con experiencias y resultados aún más sobrecogedores. Mañana les contaré una anécdota de ese verano del 2002. Y en otra entrada los efectos en mi entorno más directo: la alineación personal, los enfados sin sentido con tu familia, el aislamiento...

4 comentarios:

CHIC-HANDSOME dijo...

good year

Er kemao dijo...

Happy New Year! X-D

Anónimo dijo...

eso de no poder dorimir durante tiempo es bien jodido ,entonces si que tienes de todo , todo te sabe mal , la comidas te sientan fatal la gente te parecen borde, en fin son muchas cosas que se relacionan con no dormir
www.oktomanota.com adorao a las persona que pueden dormir tranquilamente .

Er kemao dijo...

Básicamente te vuelves gilipollas. Borde, arisco, enfadado, cansado, haces tonterías, descargas sobre las personas de tu entorno (familia y amigos) y acabas muy amargado porque a parte de no dormir todo es una bola que se agranda y no plantas cara al verdadero problema que es tu trabajo. En este momento no veo nada difícil decirle a un jefe las cosas a la cara. Es fundamental que no te pierdan el respeto, porque si no, todo irá a peor cada día. Los buenos jefes saben valorar a los empleados que les dicen las cosas claramente... los malos, es mejor alejarse de ellos si se puede.