17 enero 2007

La mudanza: ¿qué había detrás?

En la entrada de ayer, hablé de la mudanza que hicimos. Cambiamos a un local mucho mejor en el que todo parecía más bonito y maravilloso. Y como siempre repito, sólo apariencias. Las realidades eran muy diferentes, por lo menos en mi caso. En el de algunos no sé... Pues bien, todo el palique de ayer tenía una intención, que no es más ni menos que el post retórico de hoy. En el pasado día pude contar cosas que me sucedieron, pero que realmente no eran tan trascendentes como para marcar un cambio significativo. Pero, me pregunto yo a estas alturas de la vida... si había tantos problemas en la empresa, si los empleados éramos tan vagos e ineptos que costaba tanto subir el sueldo (sobre todo a los que gozábamos de los salarios más bajos y éramos pringadillos (y con diferencia)), si todo eran quejas de que no producíamos lo suficiente o que éramos incompetentes, si todo eran gastos y más gastos... ¿de dónde salió tanto dinero para comprar dos locales, que podían sumar cerca de 1.000 metros cuadros , casi en pleno centro de la ciudad (ciudad que tiene un galardón muy importarte a nivel mundial)? ¿de donde salió el dinero para comprar todo el mobiliario nuevo y para comprar y alquilar plazas de garaje? ¿y más aún, si significábamos tanta carga, como es que seguíamos contratados y nos habían hecho fijos a un par de empleados? Según algún rumor que oí una vez, el valor de compra de los locales vacíos pudo estar en torno a los 180.000 euros. Aunque barato, era una nada despreciable cantidad. Muchas preguntas y pocas respuestas. Se me ocurren 2 hipótesis: la primera es que había dinero suficiente o casi suficiente y el resto se pagaría poco a poco. La segunda es que no había dinero, y se pidieron importantes préstamos, pero con la certeza de que en poco tiempo ( 1 a 3 años) , se obtendrían importantes partidas que ayudarían a zanjar las cantidades adeudas. Un poco antes de aquel año 2001, el compañero con mucha labia que había trepado rápidamente, estaba consolidando su proyecto de software. Para ello habían entrado en prácticas alumnos de la rama de aplicaciones, lo cual es raro teniendo en cuenta que nosotros no nos dedicábamos a eso y nadie controlaba ese tema. Por otro lado, mi jefe se había juntado con ciertas personas que tenían en mente proyectos muy importantes con subvención pública. Creo que mi jefe descubrió la gallina de los huevos de oro. En esa situación y con vista a afianzarse en los "politiqueos", decidió que la parte del taller y los cacharros no eran una buena imagen y no eran una buena fuente de ingresos, comparado con lo que le podía ofrecer el software unido al dinero público. A parte de la triste teoría del que el mercado era demasiado competitivo y no podríamos sobrevivir en él (y eso que teníamos una cartera de varios miles de clientes). Esto son conjeturas mías. Al año siguiente, otro alumno de programación en prácticas se incorporó como nuevo compañero de trabajo. Corríjeme si me equivoco ;) y los que se incorporaron más adelante como miembros de mi departamento, lo hicieron por motivos muy concretos, como es la titulación, la coyuntura política interna de la empresa, que intentaba introducirse en el mercado de la telefonía (centralitas) y los cambios en la balanza de poder interno. De todas formas, sigo pensando que muchas de nuestras contrataciones se basaban en ventajas o beneficios económicos o fiscales para la empresa, y por otros beneficios que podrían derivarse por la cantidad de empleados totales, de esta manera nos cambiaban de empresa y nos hacían contratos de más o menos tiempo. Como pensamiento personal que es, debe quedarse ahí, puesto que no puedo demostrarlo.


4 comentarios:

narf dijo...

Saludos,

La verdad es que yo también me pregunto a qué vinieron ciertas contrataciones de personal (sobre todo la mía), si se prometieron una serie de cosas, y después, nada de nada. Pero, después de visto como era el personaje en cuestión, de que nos vamos a extrañar!
Hasta la próxima...

Nasghoul dijo...

Independientemente de si hubo motivos fiscales o no, yo creo que había una estrategia a priori para lo que se avecinaba. En cierta ocasión, hablando con el "comercial agresivo" de la empresa me dijo "¿has visto la peli El Golpe? pues de eso va todo esto".
En definitiva, lo que quería decir es que había que montar una imagen y un prestigio para optar por una porción más grande y suculenta del pastel empresarial representado por nuevos y ambiciosos proyectos (financiados con fondos europeos, que dan mucha pasta por chorradas y no hacen demasiadas preguntas) y que la imagen de simple "tienducha" con clientes domésticos debía ser extinguida. Pero claro, todo ello implica una inversión que respalde tu "coartada" (vease, certificación ISO, plantilla fija, programadores, local nuevo, reuniones superimportantes, cambio de look en la imagen del jefe...). Estaba todo planeado (vaya mentes criminales, el jefe y su comercial "pepito grillo"). Al final resultó ser algo así como "Bienvenido Mr. Marshall" y salió el tiro por la culata...

Er kemao dijo...

Narf, te prometieron o "tu me entendiste mal", "yo nunca dije eso", "si lo dije es porque me refería a otra cosa", "lo que yo quería decir era que..."? jajaja ;) perdón por los comentarios irónicos pero es mi segunda noche en vela de la semana y ando algo graciosillo.
Nasghoul, recuerdas los cambios de poder en la empresa? cuando la persona que tenía todas las responsabilidades dejó el puesto porque podía meterse en grandes líos sin comérselo ni bebérselo y el jefe buscando protección de nuevo, se encontró con que los otros no querían mojarse el culo? Ese es otro de los motivos que se me olvidó exponer. Como el gerente buscaba inocentes que pagaran responsabilidades en las que pudiera incurrir la empresa. Creo que habrá que hacer un post para este tema. Se admiten sugerencias.
Saludos.

Er kemao dijo...

Por cierto, "El golpe" es una gran película. Otra que me gustaba, era "El castañazo"